Toulouse, nacida del río

En principio, las ciudades surcadas por un gran río me resultan apetecibles porque su orografía suele ser llana, y por tanto, cómodas.

Conocimos el Garona el año pasado en su tramo final y le hemos seguido la pista.  Lo hemos visto nacer en Artíes, cambiar de país y crecer rápido hasta convertirse en un río caudaloso a su paso por Toulouse (a 90 kms de los Pirineos), una ciudad edificada con ladrillos caravista -de ahí el apelativo de la ciudad rosa – que se forman con las arcillas y margas obtenidas en la vega del Garona.

 

DSC_0069

Situada en la sureña región de Occitania, Toulouse es la cuarta ciudad más  poblada de Francia, lo que la convierte en una metrópoli europea que lleva décadas creciendo en población.  Este constante aumento demográfico la convierte en una urbe joven. Nos sorprendió gratamente estar en una ciudad llena de jóvenes  -cuenta con tres universidades, tres escuelas politécnicas y más de una decena de escuelas de ingeniería-.

Fuimos a la oficina de turismo, donde nos facilitaron la Guía Toulouse Metropole un cuadernillo de 80 pgs. en francés y español con una completa información sobre la ciudad, alrededores y posibles actividades.

Toulouse recibió en 2015 uno de los premios de la Comisión Europea a la ciudad europea accesible.  El Acces City Award se creó en 2010 y reconoce cada año a tres  ciudades (una ganadora y dos finalistas) de más de 50.000 habitantes que crean un entorno más accesible e inclusivo en todos los ámbitos: medios de transporte,  acceso a la información  y facilidades para llevar una vida independiente a las personas con discapacidad. Las ciudades españolas reconocidas con este premio son Ávila, Barcelona y Santander.

Llegar al hotel (Adagio Aparthotel) tuvo su complicación pues  la calle estaba en obras, pero una vez dejado el coche en el aparcamiento y realizados los trámites,  la entrada al apartamento fue muy satisfactoria: cincuenta metros para dormitorio, cuarto de estar con cocina y aseo bien adaptado. A las comodidades del apartamento se suman las ventajas del hotel, un acierto. Sin embargo, el clima nos fastidió pues estuvimos los últimos días de junio, primeros de julio y en algún momento tuvimos que encender la calefacción.

Toulouse dispone de un notable patrimonio arquitectónico. Nos maravilló la Basílica de S. Sernin, uno de los mayores edificios románicos de Occidente, inscrita en el patrimonio mundial de la Unesco.

 

Luego nos detuvimos en el Convento de los Jacobinos, un impresionante edificio de ladrillo del gótico meridional con su bóveda de 22 mts. de altura sustentada en una columna estrellada de once brazos y nos recreamos en su claustro, capilla y refectorio.

 

Muchos ratos disfrutamos en los parques y jardines tolosanos. Paseamos por el Jardin des Plantes, entramos en el Museo de Ciencias Naturales con interesantes exposiciones. Otro día nos deleitamos en el Jardin Compans-Caffarelli, en cuyo centro se halla el jardin japonés y su pabellón de té.

 

En cuanto a las comidas, debo comentar que están acordes con los horarios laborales; a las 15:05 h. ya no te dan de comer. Esta no es una localidad turística sino de trabajadores:destaca su  industria aeroespacial, química o la investigación médica.

Otros museos visitados fueron el  de los Agustinos y la Fundación Bemberg. El primero conserva una colección de capiteles románicos y góticos que en la actualidad, con la instalación de Jorge Pardo, quedan bien resaltados. La pinacoteca no es accesible. La Fundación reúne un panorama del arte occidental de los últimos cinco siglos. Lo que más aprecié fue el espacio que la acoge, el palacete Assezat.

 

Nos gusta callejear por las ciudades, sentarnos en terrazas y ver pasar a los lugareños. Una lluviosa tarde vimos salir del Ayuntamiento a un grupo de joteros; luego supimos que Toulouse está hermanada con Zaragoza.

 

Y sí, los crepúsculos en la Ciudad Rosa son fantásticos.

 

 

 

 

 

 

Parque Nacional de Aigüestortes

En junio volvimos a este Parque que habíamos visitado hace diez años porque en la actualidad suma seis rutas accesibles. En aquella ocasión nos acercamos desde Espot al Estany de S.Maurici y pude hacer una pequeña ruta sobre el lago por una pasarela bien acondicionada. Este año hemos ido por otra zona, la comarca de la Alta Ribagorza y el valle de Boí.

En el centro de visitantes de Boí nos explicaron que desde allí podíamos hacer dos rutas. Nos proveyeron de mapas y dieron aviso a la Casa del Parque del área para que nos permitieran pasar con nuestro automóvil. De esta forma nos adentramos en la zona periférica de protección solo permitida al servicio de taxis 4×4 unos 2 o 3 kms. hasta el aparcamiento.

La ruta de la Altiplanicie de Aigüestortes es de 1000 mts. volviendo por el mismo camino que al ir. Al principio es una pista de tierra compactada practicable para sillas de ruedas y al poco una pasarela de madera espaciosa, segura y con desniveles adecuados. Una verdadera gozada deambular junto a las aguas tortuosas (meandros de alta montaña), musgos, fresnos, pinos, abetos …

 

La ruta del mirador es de 100 mts(ida y vuelta por el mismo camino). Se llega al mirador  ubicado en el centro de un amplio circo de montañas  entre ellas el pico Bony Graller (2.647m), es una panorámica deslumbrante.

Al volver pude utilizar un aseo adaptado que se sitúa entre el mirador y el aparcamiento, una cabaña de madera muy bien integrada en el entorno.

DSC_0005

 

Primavera en Sevilla

En esta ocasión he “peinado” Sevilla, me refiero a su casco histórico, claro. La primera vez que viajé allí fue con motivo de la Exposición Universal de 1992 y aunque estuvimos seis días los dedicamos a la megaferia por lo que solo conocí el  Guadalquivir, la catedral y el parque de Mª Luisa donde cogimos una calesa. Una segunda visita cuatro años después en camino hacia la costa onubense nos permitió pasear el barrio de Santa Cruz, visitar la Universidad y el  Alcázar Real. Hemos estado en abril, la semana posterior a semana santa y la anterior a la Feria de Abril, seis días en los que la metereología nos ha acompañado, calorcito sin agobios. Fuimos en AVE desde Zaragoza en algo menos de cuatro horas.

Sevilla es para los usuarios de silla de ruedas una ciudad cómoda al encontarse en un terreno  plano, con muy poco relieve. Situada en el extremo superior del gran estuario del Guadalquivir, que al ser  navegable para grandes embarcaciones hasta la ciudad permite acceder a los cruceristas. El río es determinante en su estructura urbana y hoy el cauce es una dársena que facilita la integración puerto-ciudad y la recuperación de espacios paseables en la orilla. También aquí hicimos un paseo fluvial, vendido por la empresa Cruceros Torre del Oro como una panorámica por la Sevilla monumental y su mítico río, en mi opinión mediocre pues tanto el vídeo como la información eran ramplones, casi  limitados a las construcciones de la Expo92, sin mencionar su historia antigua (sus épocas  romana y àrabe).

Elegimos un hotelito del barrio de Santa Cruz, un laberinto de callejuelas que se puede considerar la representación más pura de Sevilla. Antiguo barrio judío, hoy es una armoniosa mezcla de alojamientos turísticos, bares de tapeo, conventos e iglesias, plazas escondidas y  casas palacio. El hotel es el Petit Palace Santa Cruz sito en un triángulo que no alcanza a plazuela por nombre Ramón Ybarra LLosent. Es un hotel pequeño, moderno y accesible para usuarios de sillas de ruedas; aunque la rampa de entrada me resultaba incómoda la habitación fue un lujo: grande y perfectamente equipada para mis necesidades. Optar por esta zona para alojarnos suponía para mí dejar de ser autónoma pues muchas calles  tienen unas aceras minúsculas que a menudo desaparecen y se debe transitar por la calzada, y desde luego no hay rebajes. Así que mi acompañante me debía ir bajando y subiendo a las aceras, pues tampoco era factible ir todo el rato por la calzada pues si venía un coche no había espacio para los dos y además muchas calzadas estaban empedradas y así rodar por ellas es fastidioso.

Una mañana la ocupamos en el Real Alcázar (yo al ser PMR no tendría que  haber guardado fila, pero  lo desconocía). Lo recordaba palaciego, pero lo aprecié suntuoso y en esta ocasión me paseé por sus deliciosos jardines. Es un complejo residencial de los soberanos españoles que fue creciendo a partir del recinto del alcázar construido por los almohades sevillanos, un exquisito laberinto de patios y estancias mudéjares.

El museo de Bellas Artes merece una visita, pues además de ser una de las mejores pinacotecas españolas se encuentra en un espacio magnífico, el restaurado Convento de la Merced Calzada articulado en torno a tres patios y una gran escalera. Nos deleitamos, entre otras,  con las pinturas de Zurbarán y Murillo, éste expuesto en una sala que se corresponde a la antigua iglesia del convento, donde vimos trabajando a una restauradora en altos andamios y coincidimos con  dos grupos de niños.

De las diversos palacios que se pueden visitar elegimos la Casa Pilatos y el palacio Salinas. Por ser el más grande, la Casa Pilatos que combina los estilos renacentista italiano y  mudéjar logrando un resultado formidable, y por  vivir en él sus dueños, el palacio Salinas, que puede alquilarse para eventos.   Todas las casas palacio sevillanas  (y muchas que no son palacios) cuentan con patio, forjados, azulejería y techos artesonados.

Los  jardines y parques son espacios recreativos que encajan en el entramado urbano dotándolo de colorido y frescor. Cuando termina el barrio de Santa Cruz empiezan   los Jardines de Murillo, su continuación los de Catalina de Ribera, se cruza la avenida y encuentras el Prado de San Sebastián  y luego el parque de Maria Luisa; un agradable  recorrido entre árboles, flores, plantas y fuentes. Sin embargo, no pudimos pasear a orillas del río porque estaban arreglando el Pº Marqués de Contadero entre el puente de San Telmo y el de Triana. Además de estas zonas que suman muchos metros cuadrados de vegetación, están las pequeñas placitas  con los enormes ficus en su centro y los naranjos flanqueando calles o avenidas.

Las compras las hicimos en la calle Sierpes, calle comercial peatonalizada donde entramos en un antañón comercio de abanicos donde los había de diversos tamaños, materiales, coloridos y precios (desde seis euros hasta más de mil!). Respecto a la comida, estoy encantada pues  se puede tapear en la calle, a elegir entre mesón, restaurante, cervecería, bodegón, vinería, casa de comidas, cafetería, taberna o bar, donde se pueden pedir, según el apetito o el gusto por variar, tapas, medias, raciones o platos. Dejo constancia de alguno de los establecimientos que me han gustado: La Hospedería del Laurel en la plaza de Los Venerables, el Restaurante Alianza en la plaza del mismo nombre y el Patio de San Eloy en Menéndez Pelayo que cuenta con un gran aseo adaptado.


Cruzamos al barrio de Triana y la panorámica de Sevilla desde la otra orilla del Guadalquivir es espectacular. Me ha ayudado disponer de la Guía de Turismo Accesible de Sevilla en la web del ayuntamiento.

DSC_0429

Palacio de S.Telmo, Presidencia Junta  Andalucía

DSC_0460

Portal en el barrio de Sta.Cruz



Alta costura con hortalizas

El pasado viernes asistí en Calahorra a la VI Pasarela Ciudad de la Verdura . Fue un magnífico desfile  consistente en recreaciones de modelos de Christian Dior trabajados  con productos de la huerta calagurritana  con el que finalizaron las XXI Jornadas Gastronómicas de la Verdura.

Este original desfile está organizado por el Ayuntamiento y puesto en marcha por los profesores y alumnos de segundo curso del Grado  de Moda de la Escuela Superior de Diseño de La Rioja (ESDIR).

Llegamos a la carpa del Silo  algo antes de  las 20:30 horas; estaba bastante llena, pero solicité al personal de Protección Civil que me permitieran situarme delante, en una zona donde había otros usuarios de sillas de ruedas y me hicieron un hueco en primera fila, junto a los informadores gráficos.

Desfilaron diecisiete modelos exhibiendo vestidos de fiesta, de cóctel y alguna originalidad del modisto en cuya confección habían utilizado repollos, lombardas pimientos secos, tomates cherry, alubias, pipas, maiz, arroz, laurel,  peladuras de cebollas o ajos, puerros… sobre algún  tejido.

Estas imágenes dan una idea del espléndido espectáculo.

DSC_0466

DSC_0469DSC_0470DSC_0474

DSC_0475DSC_0477DSC_0478DSC_0479DSC_0480DSC_0481DSC_0482DSC_0483DSC_0484DSC_0485DSC_0488DSC_0490DSC_0493DSC_0494DSC_0496

Películas de premio

El próximo día 4 de febrero la  Academia de Cine Español celebra la 31 edición de los Premios Goya. Como  he visionado muchas  películas españolas del año pasado, unas cuantas en salas y otras tantas en casa mediante televisón de pago, me he animado a realizar mi propia entrega de premios, con mis reglas.  Como es un juego solo me voy a ocupar de algunas  categorías claro, mejor película, director, guión, actores… Procuraré que la elegida lo sea entre las nominadas por la Academia aunque  en ninguna de las categorías las he llegado a ver  todas  y voy a repartir, es decir, ningun filme conseguirá más de un premio.

Mejor película: Julieta, producida por El Deseo.

Mejor dirección: Raúl Arévalo por Tarde para la ira.

Mejor guion original: Jorge Guerricaecheverría por Cien años de perdón.

Mejor actor protagonista: Eduard Fernández  por El hombre de las mil caras.

Mejor actriz  protagonista: Anna Castillo por El olivo.

Mejor actor de reparto: José Sacristán por Toro.

Mejor actriz de reparto: María Pujalte por La noche que mi madre mató a mi padre

Mejor fotografía: José Luis Alcaine por Altamira.

Mejores efectos especiales: Pau Costa y Félix Vergés por Un monstruo viene a verme.

Mejor película europea: El hijo de Saúl de László Nemes

Mejor cortometraje de ficción: Bla, Bla, Bla dirigida y producida por Alexis Morante

Mejor montaje: Aixalà, Dani Arbonès por Spain in a day.

La celebración será un festejo para todos los que trabajan en el mundo del cine y los aficionados dedicaremos algún rato a la retrasmisión televisiva de la gala; con independencia de quién la presente y de lo ágil y entretenida, o no, que resulte, ningún año la he visto  completa pues es un espectáculo demasiado largo. Ya veremos si los señores académicos y yo coincidimos en algún premio.

Logroño en movimiento

Un comentario que venimos frecuentando los logroñeses en los últimos años es la sorpresa que nos causa ver nuestra ciudad ocupada por turistas. Con un somero análisis constatamos el auge del turismo: los españoles del siglo XXI viajamos mucho, pues el arco de experiencias, precios e información ha aumentado notablemente.

foto0020

Concatedral de Santa María de la Redonda

Logroño es una ciudad que supera por  poco los 150.000 habitantes, situada en el Camino de Santiago. Es capital de La Rioja, la comunidad más pequeña del país tanto en superficie como en población. Es razonable pensar que cualquiera que visite La Rioja pasará un día o medio en su capital. Siendo La Rioja zona vitivinícola y la enocultura uno de los pilares de la cultura mediterránea, resulta atractiva. El enoturismo y la gastronomía son dos motivos que mueven a muchas personas a esta tierra. Hablo de visitar bodegas o calados,  realizar catas, disfrutar de vinoterapia (tratamientos saludables en balnearios o spas) o de las fiestas de la vendimia, incluso realizar la actividad como vendimiador algún rato. También ir a la calle de Laurel (por otro nombre “la senda” de los elefantes, en alusión a las trompas) y aledaños, zona famosa de vinos y tapas.

dsc_0267

Muralla del Revellín

Los logroñeses en la cincuentena hemos visto cómo el casco viejo que en nuestra infancia era el corazón de la ciudad se fue degradando a medida que el centro se trasladaba hacia el sur huyendo del río. Y cómo en la última década se va recuperando la parte histórica con restauraciones o nuevas construcciones dotadas de las comodidades hoy imprescindibles: calefacción y garaje.

dscf1278

Iglesia de San Bartolomé

Cuando éramos jóvenes Logroño era demasiado pequeña y falta de casi todo. Ya adultos comprobamos que era una localidad cómoda y con encantos: un magnífico paseo junto al Ebro fruto de los Fondos Europeos para rehabilitación de riberas, una suficiente oferta cultural y dotación deportiva ( el colegio universitario se ha convertido en universidad con varias facultades), un tamaño manejable y un tráfico sin agobios.

cam00226

Parque del Ebro

Estos dos últimos años me tiene asombrada la apertura -reapertura en varios casos- de establecimientos hosteleros en los que se han hecho importantes inversiones: grandes espacios bien diseñados y que cubren todo el horario ( de 8 de la mañana a 2 tras la medianoche). Supongo que los propietarios son  grupos empresariales que han superado la crisis económica y a corto/medio plazo ven  en la hostelería un sector con futuro. Iremos viendo.

Burdeos

Finalizando el mes de septiembre hemos viajado al sur de Francia y al norte de España: cuatro días en Burdeos y dos en San Sebastián. Introdujimos cambios; en Burdeos en vez de alojarnos en un hotel optamos por un apartamento. Resultó una buena experiencia que repetiremos.

Llegamos a la capital de Aquitania tras atravesar las Landas por una autoroute carísima que circula a través del  más extenso bosque europeo, miles y miles de pinos cubren esta tierra desde que se desecaron las marismas.

Burdeos, fundada por los romanos, floreciente ciudad vitivinícola anexada a la corona inglesa,  tuvo su época de esplendor  en el s. XVIII y en la actualidad es un importante puerto francés que cuenta con cerca de doscientos cincuenta mil habitantes y su área metropolitana alcanza el millón.

Es una ciudad edificada a lo largo de una de las orillas río Garona por lo que resulta llana, cómoda para recorrerla en silla de ruedas. Su centro histórico está bien rehabilitado y con una gran parte peatonalizada. Algunos accesos a esta zona conservan las puertas que protegían la ciudad medieval. La circulación de coches está muy restringida, son mayoritarias las bicicletas. Hay bastantes plazoletas llenas de terrazas donde tomar algo y alguna gran plaza, como la Pey-Berland donde encontramos la catedral gótica de Saint André, separado de ésta su campanario que es la torre que da nombre a la plaza y el palacio Rohan donde se ubica el Ayuntamiento. Otra plaza irregular es la que conforman tres placitas en las cercanías de la iglesia y la flecha de Saint Michael. La flecha la divisamos desde el apartamento y cuando salimos a la calle fuimos en su dirección y así descubrimos esta singular plaza multiétnica  bordelesa. Y por otra parte están las plazas grandiosas como la   de la Comedia con el teatro de la Ópera y una gran escultura de Jaume Plensa,  la plaza de la Bolsa en el Paseo de los muelles  con el Espejo del Agua que es una lámina de agua continua que refleja los majestuosos edificios del otro lado del paseo.

dsc_0175dsc_0189dsc_0219

Cuando llevábamos dos días y habíamos paseado por casi todo el centro compramos en la oficina de turismo una CityPass para dos días con la que podíamos utilizar cualquier transporte público y acceder a museos. Resultó un timo: 36 € por tomar varias veces el tranvía pues fuimos hasta La Ciudad del Vino y con la tarjeta la entrada se reducía solo 2 € y tampoco pudimos montarnos en un inencontrable autobús turístico.

Como el tiempo era estupendo pasamos un rato matinal en  el Jardín Público. Otra mañana nos acercamos al Museo de Bellas Artes, un manejable museo  que estaba más ocupado por pintores aficionados/aprendices que por visitantes/turistas. Muy positiva me pareció la instalación de cabinas de aseo adaptadas en jardines o plazas, así me pude desentender de las condiciones de accesibilidad de los servicios en las cafeterías/restaurantes a los que iba.

Preguntas que  quedaron sin respuesta: ¿Dónde están los viejos bordeleses? Es como si fueran todos perfectos pues solo vimos a una niña con síndrome de Down y a una pareja de turistas  (lo aseguro porque coincidimos en tres lugares para foráneos) usuarios de silla de ruedas. No había gente con diversidad funcional, entonces ¿qué pasa con los ancianos? ¿no salen de casa? ¿no viven en Burdeos sino en urbanizaciones o residencias en las afueras? ¿tampoco hay jóvenes lesionados medulares o adultos que hayan sufrido ictus?.

Otra ruta por el noroeste

La última semana de julio la pasamos entre la Galicia interior y el occidente asturiano. En el viaje de ida hicimos la primera parada en la Villa romana de La Olmeda, las ruinas de una explotación agrícola del S.I. La visita guiada es muy interesante y la visión  de los mosaicos muy placentera. Después de la visita  avanzamos un poco hasta Sahagún donde comimos. Fue curioso pues llegamos casi a las 15:00 horas y  la plaza del pueblo estaba a rebosar de gente escuchando a la banda municipal. Siguiendo hacia Orense nos desviamos para acercarnos al Lago de Sanabria, un paraje supergustoso en una tarde veraniega.

Un poco antes de medianoche entramos en el parador de Santo Estevo y nos deslumbró. El monasterio benedictino en su origen  románico, conjuga estilos gótico, renacentista, barroco y su última reconversión en parador de turismo lo inserta en la modernidad con lujo. Al día siguiente  recorrimos el conjunto monacal desde  la iglesia románica pasando por los tres claustros, el más grande el de los caballeros, el más antiguo el de los obispos y el pequeño o de viveiro. Como establecimiento hotelero es impresionante y buenas las condiciones de accesibilidad.

Por la Ribeira Sacra es complicadillo moverse por la orografía.  Las visitas de naturaleza fueron a uno de los miradores sobre los cañoñes del Sil y a la zona donde confluyen el Sil y el Miño que cuenta con un puente realizado por la escuela de Eiffel. Nos acercamos hasta el monasterio de santa Cristina de Rivas do Sil al que no pude entrar pues está situado en una zona boscosa de robles del todo inaccesible para mi silla. Paseamos por Orense donde comimos en un restaurante con estrella Michelín, el Nova, un espacio moderno con cocina de autor y un buen sistema para no resultar demasiado caro; no hay carta sino tres menús, el más sencillo por 28€ y los otros van aumentando platos y precio. Comimos fenomenal, desde luego y el aseo adaptado es un espacio memorable por su disonancia con  el resto de estilo minimalista; el aseo está muy decorado: lámparas, estanterías, cuadros, espejos y mucho colorido.

Cuando abandonamos el parador fuimos a Lugo para conocer las murallas. Es la única muralla romana que se conseva completa, sus dos kilómetros. Me había informado de que podría pasearla pues dispone de un ascensor, pero no fue necesario usarlo pues recorriendo la parte antigua, delante de la catedral se puede llegar al adarve con un poco de ayuda pues la pendiente es fuerte. Me gustó mucho ese paseo que no pude hacer en Ávila donde me tuve que quedar abajo.

Al parador de Corias llegamos al anochecer, la impresión fue diferente, este  monasterio  también benedictino y de origen rómánico se restauró como neoclásico y el parador ha adoptado ese modelo  de sencillez, aunque en lo que se refiere a la adaptación para personas con movilidad reducida es hasta innovador: el armario disponía de un sistema para colocar la ropa muy sofisticado, pero estupendo porque podías bajar la barra a la altura de la silla.

El jueves era el día que me suscitaba mayor interés. Teníamos un pase para entrar en la Reserva de Muniellos, declarada por la UNESCO reserva de la biosfera cuyo acceso está restringido, es una referencia de la lucha conservacionista. Primero fuimos al Centro de Interpretación de Muniellos y nos asomamos al mirador, fue impresionante, divisar desde lo alto un gran robledal (el mayor de Europa), luego continuamos hacia el Centro de Recepción de Muniellos, donde nos pudimos pasear por la ribera del río Tablizas pues hay un sendero accesible de 600 mts.  Fui una inmersión en la naturaleza para mí muy especial pues pocas veces puedo hacerlo rodando en mi silla, fuera del coche.

Por la tarde estuvimos en Cangas de Narcea, un lugar con encanto. Al día siguiente se acercó Lurdes desde Gijón. Pasamos un día magnífico, recorrimos en vehículo parte del Parque Natural de las Fuentes del Narcea, Degaña e Ibias, comimos en Xedré y por la tarde fuimos al Rincón Cunqueiru  en Trabau donde Rosa nos hizo una demostración de uso del torno a pedal. Nos contaron que ellos intentan mantener y dar a conocer el oficio de sus ancestros, cunqueiro o tixilleiro, artesanos de la madera que fabricaban utensilios (cuencos, artesas, cimbreiras, platos…)para el hogar con la materia que abunda en su zona, madera de abedul, castaño o nogal, no de roble porque se raja ni de pino porque su resina es tóxica. Al volver hacia el parador vimos  cerquísima un busardo o águila ratonera.

Durante toda la semana disfrutamos de un tiempo magnífico con buena temperatura de día y fresquito nocturno.

 

Volando

Con motivo de su cumpleaños le regalé a Pepa  un vuelo en  paratrike. El paratrike es una aeronave de una modalidad que combina parapente (planeador flexible) y paramotor (motor a explosión y una hélice) en un  trike (estructura con tres ruedas biplaza). Al descubrir este sistema me entusiasmé porque me pareció que sería posible volar también yo. Cuando contacté con RiojaVuela, Roberto me lo confirmó.( http:parapenteriojavuela.wix.com)

DSCF1969

El día del solsticio de verano realizamos el vuelo. Salimos de un terreno llano en Clavijo a las siete de la mañana, pues nos contó el piloto que en las primeras y las últimas horas de sol es más fácil coger  las corrientes térmicas: columnas de aire caliente ascendentes.

DSCF1971

Primero salió Roberto con Pepa y cuando volvieron monté yo. Pasé de mi silla al asiento inferior y una vez sentada me sujetaron los pies a la estructura así como las piernas. Simple y perfecto. La empresa se encarga de proveerte con una cámara de vídeo que portas como un  palo de selfi que luego va a una memoria USB  y… vídeo para la posteridad del “momento ave”.

Es maravilloso ver el mundo a vista de pájaro: Clavijo con su castillo y murallas, Trevijano en su collado, el valle del Leza en el Camero Viejo y su cañón con la carretera sinuosa que une los municipios de Leza y Soto, las ruinas del monasterio cisterciense de San Prudencio y la ermita de Santiago en Monte Laturce, la sierra de Cameros. Todo esto pespunteado de bosques de encinas, pinos y robles, bancales variados y en la zona cercana al despegue también vides. Respecto a la fauna, vi vacas y caballos minúsculos  así como algunas rapaces.

vlcsnap-2016-07-06-16h35m22s650

El vuelo es pausado y no se alcanza excesiva altura. Roberto planeó, hizo rasantes y al final unas leves espirales. Fue emocionante. Cada vuelo ocupó unos treinta minutos. A las nueve y media estábamos de regreso en casa, yo un poco decepcionada porque mis expectativas no se cumplieron; pensaba que iba a ver Logroño desde el cielo así como los meandros del Ebro en El Cortijo, pero ese era otro vuelo, digamos que el  urbano. No hubo buena comunicación cuando lo contraté , no entendí que había que optar  ( vuelo urbano  o campestre) y lo esperaba todo.

Philip Roth, gigante

Hace tres años abandoné el Círculo de Lectores porque tenía dificultades para encontrar todos los meses un libro que despertara mi interés. El último que compré fue la Trilogía americana de Phiplip Roth (la colección Obra Selecta sí agrupa obras interesantes pero al ser compilaciones son muy voluminosas).

Roth, de quien solo había leído Némesis me pareció excelente, pero entonces no completé la trilogía pues sumaban más de mil doscientas páginas y además el título de una de ellas se me atragantó. Ahora acabo de leer Me casé con un comunista que compone la trilogía junto a Pastoral americanaLa mancha humana, un  compendio de la vida estadounidense en la segunda mitad del siglo XX.  Uno de sus protagonistas es el escritor Nathan Zuckerman, alter ego de Roth y el escenario es Newark, Nueva Jersey. El novelista parte de estructuras bien construidas, conforma tramas verosímiles y demuestra una capacidad asombrosa para la rememoración.

Pastoral americana se adentra en la década de los sesenta. Zuckerman nos cuenta la historia de Seymour Levov, con quien compartió centro de estudios,  encarnación del sueño americano: atleta notable, casado con una miss y empresario con suerte. Pastoral-americana-i1n9360236

La vida se le desmorona cuando su hija se une a un grupo político contrario a la intervención americana en Vietnam y provoca la muerte de un hombre por lo que se convierte en prófuga de la justicia. Creo que no erraré demasiado si interpreto que Roth desenmascara la falacia del sueño americano al tiempo que erige un monumento a la incomprensión del mundo y al dolor de un padre.

La mancha humana nos sitúa en los años noventa.  El narrador Zuckerman vive cerca de donde lo hace el protagonista, Coleman Silk, profesor y exdecano de una pequeña universidad estadounidense.la mancha humana

Silk quiere convencer al escritor de que dedique un libro al tema de su condena universitaria y social al ser acusado de racismo; el motivo, comentar sobre unos alumnos que no asistían a clase que tal vez se “habían hecho negro humo”. La plaga de la corrección política y el puritanismo se une en esta novela a la capacidad humana de invención/simulación: Silk nació negro de piel clara pero a lo largo de su vida se identificó con un judío amante de la cultura clásica. Roth retrata la construcción de la identidad, la hipocresía y la doble moral magistralmente.

Me casé con un comunista se centra en la década de los cincuenta. Zuckerman reencuentra a su profesor de instituto Murray quien le cuenta la historia completa de su hermano Iron Rinn, personaje que fascinó al adolescente Nathan. Entonces era un famoso actor radiofónico casado con una diva del cine mudo, defensor de los oprimidos y comprometido con la lucha por un mundo mejor. Acaba en la lista negra a causa de un libro que escribe su exmujer y que lo convierte en blanco de la “caza de brujas” desatada por el macarthismo en el punto álgido de la guerra fría contra cualquiera que simpatizara con los planteamientos del bloque soviético. Junto al análisis de ese momento histórico –la psicosis generalizada ante el enemigo comunista- la novela nos ofrece el retrato de la buena familia media norteamericana que puede encarnar tanto Murray con su esposa Doris y su hija como Nathan junto a sus padres. 

me casé con un comunista

Ya he comentado que el título ejerció un efecto de repulsa porque me indujo a pensar en una obra panfletaria a favor o en contra del comunismo. Debía haber tenido en cuenta el tipo de escritor que es Roth: profundo, analítico, reflexivo, vamos, nada dogmático. Por esto me he encontrado una novela que además de reflejar un tiempo construye meticulosamente un personaje. Conocemos a Iron en su temperamento iracundo, como niño desvalido, adolescente peligroso, cavador de zanjas, héroe de guerra, trabajador en la mina, cautivado por una mujer mayor y mucho más culta que él, despreciado por la hija de su esposa, seducido seductor de una amiga de la hijastra, en fin, un hombre poliédrico con una vida complicada, secretos, mezquindades y deseos de trascender.

Me llama la atención  la manera en que Roth es capaz de desmenuzar cualquier subtrama que aborda. Así, la historia de amor entre Iron y Eve contada por Murray, ahonda en las razones, las reacciones, los aborrecimientos, las complacencias, las culpas, los deseos… toda una panoplia de emociones y sentimientos.

Termino parafraseando a Muñoz Molina en referencia a la  descomunal obra de Phiplip Roth y los personajes que pueblan sus novelas : “los que soñaban con irse, los que se asfixiaban, los que se quedaban atrás, los que se sometían, los que se rebelaban, los que salían adelante y los que caían aplastados, los que sucumbían a la ruina o a la deshonra, los aniquilados por la pura mala suerte”. Digamos que están todos o casi todos.