Primavera en Sevilla

En esta ocasión he “peinado” Sevilla, me refiero a su casco histórico, claro. La primera vez que viajé allí fue con motivo de la Exposición Universal de 1992 y aunque estuvimos seis días los dedicamos a la megaferia por lo que solo conocí el  Guadalquivir, la catedral y el parque de Mª Luisa donde cogimos una calesa. Una segunda visita cuatro años después en camino hacia la costa onubense nos permitió pasear el barrio de Santa Cruz, visitar la Universidad y el  Alcázar Real. Hemos estado en abril, la semana posterior a semana santa y la anterior a la Feria de Abril, seis días en los que la metereología nos ha acompañado, calorcito sin agobios. Fuimos en AVE desde Zaragoza en algo menos de cuatro horas.

Sevilla es para los usuarios de silla de ruedas una ciudad cómoda al encontarse en un terreno  plano, con muy poco relieve. Situada en el extremo superior del gran estuario del Guadalquivir, que al ser  navegable para grandes embarcaciones hasta la ciudad permite acceder a los cruceristas. El río es determinante en su estructura urbana y hoy el cauce es una dársena que facilita la integración puerto-ciudad y la recuperación de espacios paseables en la orilla. También aquí hicimos un paseo fluvial, vendido por la empresa Cruceros Torre del Oro como una panorámica por la Sevilla monumental y su mítico río, en mi opinión mediocre pues tanto el vídeo como la información eran ramplones, casi  limitados a las construcciones de la Expo92, sin mencionar su historia antigua (sus épocas  romana y àrabe).

Elegimos un hotelito del barrio de Santa Cruz, un laberinto de callejuelas que se puede considerar la representación más pura de Sevilla. Antiguo barrio judío, hoy es una armoniosa mezcla de alojamientos turísticos, bares de tapeo, conventos e iglesias, plazas escondidas y  casas palacio. El hotel es el Petit Palace Santa Cruz sito en un triángulo que no alcanza a plazuela por nombre Ramón Ybarra LLosent. Es un hotel pequeño, moderno y accesible para usuarios de sillas de ruedas; aunque la rampa de entrada me resultaba incómoda la habitación fue un lujo: grande y perfectamente equipada para mis necesidades. Optar por esta zona para alojarnos suponía para mí dejar de ser autónoma pues muchas calles  tienen unas aceras minúsculas que a menudo desaparecen y se debe transitar por la calzada, y desde luego no hay rebajes. Así que mi acompañante me debía ir bajando y subiendo a las aceras, pues tampoco era factible ir todo el rato por la calzada pues si venía un coche no había espacio para los dos y además muchas calzadas estaban empedradas y así rodar por ellas es fastidioso.

Una mañana la ocupamos en el Real Alcázar (yo al ser PMR no tendría que  haber guardado fila, pero  lo desconocía). Lo recordaba palaciego, pero lo aprecié suntuoso y en esta ocasión me paseé por sus deliciosos jardines. Es un complejo residencial de los soberanos españoles que fue creciendo a partir del recinto del alcázar construido por los almohades sevillanos, un exquisito laberinto de patios y estancias mudéjares.

El museo de Bellas Artes merece una visita, pues además de ser una de las mejores pinacotecas españolas se encuentra en un espacio magnífico, el restaurado Convento de la Merced Calzada articulado en torno a tres patios y una gran escalera. Nos deleitamos, entre otras,  con las pinturas de Zurbarán y Murillo, éste expuesto en una sala que se corresponde a la antigua iglesia del convento, donde vimos trabajando a una restauradora en altos andamios y coincidimos con  dos grupos de niños.

De las diversos palacios que se pueden visitar elegimos la Casa Pilatos y el palacio Salinas. Por ser el más grande, la Casa Pilatos que combina los estilos renacentista italiano y  mudéjar logrando un resultado formidable, y por  vivir en él sus dueños, el palacio Salinas, que puede alquilarse para eventos.   Todas las casas palacio sevillanas  (y muchas que no son palacios) cuentan con patio, forjados, azulejería y techos artesonados.

Los  jardines y parques son espacios recreativos que encajan en el entramado urbano dotándolo de colorido y frescor. Cuando termina el barrio de Santa Cruz empiezan   los Jardines de Murillo, su continuación los de Catalina de Ribera, se cruza la avenida y encuentras el Prado de San Sebastián  y luego el parque de Maria Luisa; un agradable  recorrido entre árboles, flores, plantas y fuentes. Sin embargo, no pudimos pasear a orillas del río porque estaban arreglando el Pº Marqués de Contadero entre el puente de San Telmo y el de Triana. Además de estas zonas que suman muchos metros cuadrados de vegetación, están las pequeñas placitas  con los enormes ficus en su centro y los naranjos flanqueando calles o avenidas.

Las compras las hicimos en la calle Sierpes, calle comercial peatonalizada donde entramos en un antañón comercio de abanicos donde los había de diversos tamaños, materiales, coloridos y precios (desde seis euros hasta más de mil!). Respecto a la comida, estoy encantada pues  se puede tapear en la calle, a elegir entre mesón, restaurante, cervecería, bodegón, vinería, casa de comidas, cafetería, taberna o bar, donde se pueden pedir, según el apetito o el gusto por variar, tapas, medias, raciones o platos. Dejo constancia de alguno de los establecimientos que me han gustado: La Hospedería del Laurel en la plaza de Los Venerables, el Restaurante Alianza en la plaza del mismo nombre y el Patio de San Eloy en Menéndez Pelayo que cuenta con un gran aseo adaptado.


Cruzamos al barrio de Triana y la panorámica de Sevilla desde la otra orilla del Guadalquivir es espectacular. Me ha ayudado disponer de la Guía de Turismo Accesible de Sevilla en la web del ayuntamiento.

DSC_0429

Palacio de S.Telmo, Presidencia Junta  Andalucía

DSC_0460

Portal en el barrio de Sta.Cruz



Anuncios

2 pensamientos en “Primavera en Sevilla

  1. Sevilla es preciosa, aunque como tú bien dices no es la ciudad más cómoda para ir en silla de ruedas… Se pasa mal con el pavimento empedrado y todo eso, pero casi que merece la pena un poquito de sufrimiento estando rodeada de tanta belleza…
    ¡Besotes!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s